English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 22 de octubre de 2016

Polémica sumada al cansancio


San Siro no está siendo este año hospitalario para la Juve, y es que tras la derrota ante el Inter de la tercera jornada, se vuelve a casa otra vez sin los tres puntos también contra el Milan. Una derrota que no merecieron los bianconeri, ya que entraron bien al encuentro y lo manejaron bien durante mucho tiempo. Al final les condenó la acción de Locatelli y una serie de hechos poco afortunados.

Una lástima, porque desde el primer minuto la Juve tenía la posesión de balón en la mitad rival del campo, con una fuerte presión y un ritmo muy elevado. Donnarumma tuvo que emplearse muy pronto ante Dybala y Alex Sandro, pese al fuera de juego. El Milan por su parte buscaba los contragolpes rápidos. Niang y Suso pusieron en apuros a Buffon tras una de estas acciones. Dani Alves y Alex Sandro llevaban peligro con sus centros, y Dybala seguía ocasionando problemas a Donnarumma. Pero el Milan no pretendía ser sólo un convidado de piedra y tras el fuerte inicio de la Juve consiguió equilibrar el choque. Y a la media hora la Juve se quedó sin Dybala. El argentino vio a Donnarumma adelantado e intentó sorprenderle desde el medio del campo aunque no encontró portería. Pero sí le ocasionó unas molestias en el muslo que le obligaron a dejar su puesto a Cuadrado.

Acto seguido la Juventus se puso por delante con un venenoso saque de falta de Pjanic, pero Rizzoli lo anuló, tras una larga charla con sus asistentes, por posición irregular. Seguramente no de Bonucci, quien participa en la acción saltando delante de Donnarumma, pero no parte de fuera de juego. Al límite estaba Benatia, pero no molesta a la visión del portero. Ello no arruga a los bianconeros, que inician la segunda parte dominando el juego. Cuadrado lo intenta en dos ocasiones desde fuera del área sin mucha suerte, lo mismo que Sami Khedira. El Milan espera, aguanta y golpea. En una de las pocas ocasiones en las que los rossoneri llegan al área bianconera, Locatelli se adentra con el tiempo y el espacio justo para mandar un derechazo a la escuadra. Un gol que hace que Allegri saque a Mandzukic por Benatia, pasando a la defensa de cuatro.

Los bianconeri buscan el empate, pero el cansancio del partido de Lyon, en el que se jugó casi todo el segundo tiempo con uno menos, se hace sentir, y la atención del Milan a la hora de defender hace el resto. No hay manera de llegar a la puerta de Donnarumma, salvo en el último suspiro por medio de Khedira, aunque el portero logra atajar. Termina 1-0 para los locales, que se colocan a dos puntos en la clasificación. Habría que discutir algunas cosas, pero esto no es cosa de la Juve. Mejor comenzar a pensar en el próximo duelo. Mejor concentrarse en la Sampdoria.

Comparte esta noticia

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Diseñado por Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Premium Wordpress Themes