English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 23 de enero de 2017

Letales en el inicio


El día en el que la Juve presentaba el nuevo logo en el Juventus Stadium, acompañado de la música de Giorgio Moroder en el prepartido, Allegri se une al lema "sin miedo" que encabeza la renovación del club. Ningún miedo a la hora de desplegar un sistema inédito, un 4-2-3-1 con Pjanic y Khedira protegiendo la defensa y manejando el tiempo de juego, y tres hombres, Cuadrado, Dybala y Mandzukic, por detrás de Higuaín. El técnico no podía haber mandado un mensaje más claro: contra la Lazio hay que arriesgar y sobre todo ganar.

"Recibido fuerte y claro". Ésta fue la respuesta del equipo, que a los cinco minutos ya iba por delante por medio de Dybala. Lichtsteiner la pone desde la derecha para que Mandzukic se invente una asistencia perfecta de cabeza para la Joya, quien la puso de un zurdazo en el segundo palo. Este sistema podría implicar dar más espacios a los rivales, pero con la actitud adecuada y todos dedicándose a la cobertura, se consigue defender y además generar soluciones infinitas en el ataque. La Juve llega sobre todo desde la derecha, con Lichtsteiner y Cuadrado, y precisamente de los pies del colombiano nace el centro para que Higuaín haga el segundo en el minuto 16. La Lazio no se despereza hasta el minuto 25, bien desbaratado por Buffon y también por el trabajo de Mandzukic y Cuadrado. Pero cuando la Juve avanza la historia es bien diferente, y en todo momento hay sensación de peligro, especialmente con Higuáin y la incorporación de alguno de los defensas como Bonucci.

Los bianconeros dan la manija del juego en el segundo tiempo a sus rivales, buscando claramente el contragolpe. Aun así, el movimiento de balón del equipo de Allegri es delicioso, lo que también es un arma más a la hora de defender, ya que permite mantener un ritmo bajo que hace que la Lazio no sea capaz de encontrar continuidad en sus jugadas. Con los cambios de Barzagli por Lichtsteiner y de Rincón por Dybala no cambia el sistema, ocupando Pjanic la posición del argentino, y poco después Mandzukic se coloca como delantero centro cuando Pjaca releva a Higuaín. Y es casi un homenaje al croata, capaz de cubrir casi todas las posiciones de juego durante el encuentro.

Un gran ejemplo que muestra cómo, si se sacrifican todos, no sólo se puede ganar con una formación súper ofensiva, sino también ser capaces de no conceder apenas nada. Quizá no podrá replicarse en todos los partidos, pero lo que es cierto es que la Juve, además de los tres puntos, tiene un arma más.

Comparte esta noticia

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Diseñado por Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Premium Wordpress Themes