English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Coraje para conseguir un cupo


La Juventus ha logrado la tercera victoria en otras tantas salidas en esta Champions y se clasifica para octavos con una jornada de adelanto, recuperando además el liderato del Grupo H. Una remontada nada fácil porque el Sevilla no es tercero de la Liga por casualidad: es un equipo duro, rudo pero técnico, que difícilmente pierde en el Ramón Sánchez Pizjuán. Pero a los bianconeri sólo les servía la victoria para pasar de ronda esta misma noche y la han logrado con carácter, orgullo y coraje. Cualidades indispensables no solo para enfrentarse a rivales de entidad, sino también para dar la vuelta a un partido que se había puesto feo.

Allegri comenzó con un 4-3-3, con Cuadrado y Alex Sandro apoyando a Mandzukic, una solución que alargaba el juego favoreciendo las llegadas de Pjanic y Khedira. El inicio era prometedor para los bianconeri, pero fue el Sevilla, quien con su primer tiro a puerta por medio de Pareja, se puso por delante. La Juve acusó el golpe y perdió precisión, mientras que los españoles seguían creando peligro. La Juve trataba de responder y poco a poco conseguía armar jugadas, alarmando a un Sevilla que comenzó a entrar con más dureza. Tanta que Vázquez vio dos amarillas en cinco minutos, dejando a sus compañeros con diez. La Vecchia Signora insistía pero siempre faltaba algo para concretar. Parecía que se iría al descanso un gol por debajo hasta que el señor Clattenburg vio un agarrón sobre Bonucci en el área, pitando la pena máxima. Marchisio transformó desde el punto de penalti, dando a los bianconeri el más que merecido empate.

El Ramón Sánchez Pizjuán se convierte, aún más si cabe, en una olla en la que el público protesta en cada contacto. La Juve aprovecha la superioridad numérica para llevar la manija del juego, tratando de no conceder contragolpes. Esa atmósfera tan caliente no ayuda a la tranquilidad de Sampaoli, que es expulsado después de una protesta excesiva. Ello parece espolear a los españoles, que siguen poniendo en apuros a la defensa bianconera. La Juventus sigue atacando pero sus acciones se encuentran casi siempre con el muro de camisetas blancas. Poco antes de la media hora Allegri sustituye a Sturaro por Evra, retrasando la posición de Alex Sandro.

El balón sigue siendo bianconero, aunque es una posesión estéril. Allegri da entonces entrada a Kean por Pjanic, debutando en Champions. Y casi de manera simultánea llega el gol de Bonucci, quien desde el límite del área lanza un trallazo raso imparable. Pero el partido no estaba cerrado, y Chiellini ocupó el puesto de Cuadrado para dar más protección a los balones colgados al área por el Sevilla. Tras una serie de ataques sevillistas, la Juve retoma el control y en los últimos segundo llega el tercero, obra de Mandzukic. El gol cierra el partido y la “cuenta pendiente” que los bianconeros tenían con este estadio desde el año pasado. Entonces, pese al dominio, se tuvieron que rendir al gol del ex Llorente. Este año lo han recuperado. Con intereses.

Comparte esta noticia

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Diseñado por Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Premium Wordpress Themes