English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 9 de agosto de 2016

Supercampeón que nunca baja los brazos


El Real Madrid es supercampeón de Europa por tercera ocasión en su historia. No hay un equipo tan fiable como el blanco en una final a partido único. Ha ganado las seis últimas que ha jugado, y eso que ésta la afrontó con las bajas de Cristiano Ronaldo, Pepe, Kroos, Bale y Keylor Navas. La ambición y la lucha hasta la extenuación, que siempre acompañan a los madridistas, fueron de nuevo claves para vencer al Sevilla en un emocionante encuentro.

Marco Asensio adelantó a los blancos mediada la primera mitad. El centrocampista, que ya había obligado a que Sergio Rico interviniera por primera vez en el 9’, rompió la igualdad con una obra de arte. Recibió en la frontal en el minuto 21, levantó la cabeza y se inventó un obús desde más de 30 metros que se coló por la escuadra derecha de la portería sevillista. Golazo. El campeón de Europa golpeaba primero. Reaccionó el Sevilla y a la media hora de juego avisó Carriço, cuyo disparo desde la frontal obligó a lucirse a Casilla. Al filo del descanso empató Franco Vázquez, que aprovechó un balón suelto dentro del área para marcar con un remate cruzado. Tocaba volver a empezar con 45 minutos por delante.

Más ritmo tuvo la segunda mitad. La primera ocasión llegó en el 55’ y fue para el Real Madrid. Asensio cedió el esférico atrás a Isco, que se revolvió en un palmo de terreno y, entre tres defensas del Sevilla, pudo disparar. El balón se marchó a escasos centímetros de la portería. Benzema sustituyó a Morata en el 62’ y dos minutos después lo volvieron a intentar los blancos. Asensio sacó el córner y Rico se lució al atrapar el balón sobre la línea de gol tras el remate de Ramos de cabeza. Todo cambió en el 72’. Vitolo cayó dentro del área en un lance con Ramos. Penalti riguroso que Konoplyanka transformó. Tocaba remontar y el asedio en los diez últimos minutos fue total. Carvajal pudo marcar en el 81’ en un centro-chut que mandó Sergio Rico a córner. El tanto llegó en un minuto ya mítico para el madridismo: el 93. El protagonista fue también el mismo de la Décima: Sergio Ramos. Lucas Vázquez centró al segundo palo y el capitán llevó el balón a la red con la cabeza. El Real Madrid volvía a demostrar su indomable espíritu de lucha hasta el último aliento. Nunca se le puede dar por muerto.

En tromba salieron los blancos en la prórroga y las noticias eran cada vez más positivas tras la expulsión de Kolodziejczak en el 93’ por doble amarilla. En el minuto 99 marcó Ramos de cabeza, pero el tanto fue anulado por una inexistente falta del capitán madridista sobre Rami. No estaban teniendo suerte los blancos con las decisiones arbitrales.

El dominio del campeón de Europa era nítido y Lucas Vázquez estuvo cerca de marcar en el 111’. Espectacular pase de James, gran control del canterano y solo Sergio Rico evitó el tanto. Igual de clara fue la oportunidad que tuvo James cuatro minutos más tarde. Cambio de papeles. Centró Lucas Vázquez, que completó un partido excelso, y remató James de volea con la derecha. Atrapó el esférico sobre la línea de gol el cancerbero del Sevilla. No pudo hacerlo en el 119’. La jugada de Carvajal fue para enmarcar. Con las últimas fuerzas que le quedaban completó un eslalon en el que se deshizo de los rivales que le salieron al paso y definió a la perfección con el exterior del pie derecho para marcar el 3-2. El Real Madrid vuelve a ser supercampeón de Europa.

Comparte esta noticia

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Diseñado por Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Premium Wordpress Themes