English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 23 de mayo de 2014

Así fue el camino del Real Madrid hacia Lisboa


El Real Madrid es, posiblemente, el club más exigente del mundo. Esta semana el equipo blanco dejaba escapar sus posibilidades de triplete y con la Copa en el bolsillo, la Champions League es el único objetivo en el que tienen puesta la cabeza. También es el más importante para ellos, y es que la Décima lleva resistiéndose demasiados años. De esa exigencia nace la siguiente reflexión: Si el Real Madrid gana la Champions, la temporada será casi de 9,5. Si no la gana, será de 5.

Ha llovido mucho desde aquel golazo de Zidane en Hampden Park contra el Leverkusen, muchos jugadores de élite mundial han pasado y se han ido sin renovar el título, muchos entrenadores, y hasta se pasó por una etapa sin el ahora inamovible Florentino Pérez. Durante estos casi doce años, lo mejor del Real Madrid en esta competición ha sido alcanzar tres veces consecutivas (las tres últimas) las semifinales. Pero este año la cosa ha sido distinta.

La lejana fase de grupos fue un paseo para los blancos, que sólo cedieron un empate ante la Juventus cuando la primera plaza del grupo ya estaba en sus manos. Nueve puntos le sacaron al segundo clasificado, el Galatasaray. Toda una muestra de poderío que solo otro equipo consiguió igual, el Atlético de Madrid.

El sorteo de octavos fue benévolo con el equipo blanco, al que el destino emparejó con el Schalke 04, un digno rival pero que no pudo hacer frente en ningún momento a un equipo muy concentrado en su objetivo. El 9-2 en la general para los blancos lo dice todo.

En cuartos llegó la venganza. El Borussia Dortmund, que el año pasado dejó sin final a los madridistas, recibió tres goles en el partido de ida en el Bernabéu. Los blancos les tenían ganas a los alemanes. Con la venganza satisfecha, en la vuelta llegó la relajación y casi se consuma el desastre de dejar escapar la amplia ventaja.

Finalmente, el Bayern Múnich esperaba volver a robarle el sueño al Real Madrid, y para más morbo, allí estaba Pep Guardiola al frente, enemigo público número uno en esta década. Contra todo pronóstico, la eliminatoria fue muy sencilla para los hombres de Ancelotti, que vencieron en el partido de ida por 1-0 (lo que estaba en el guión), y 0-4 en la vuelta, en un partido histórico que ningún aficionado podrá olvidar.

Y ahora toca el último paso, ante el Atlético de Madrid. Es la primera vez que dos equipos de la misma ciudad se enfrentan en una final de Champions, y para los blancos no podría haberse elegido peor momento. El Atlético de Madrid, que viene de vivir unos años nefastos en cuanto a enfrentamientos contra el Real Madrid, ahora está en su mejor momento.

El Atlético de Madrid le ha ganado la mano a los blancos en la Liga BBVA. Los mismo hizo el Real en Copa, donde eliminó a los rojiblancos, así que puede que esta gran final madrileña despeje las dudas sobre cuál es el mejor equipo de Madrid, y de Europa.

Comparte esta noticia

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Diseñado por Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Premium Wordpress Themes