martes, 12 de septiembre de 2017

Sin concentración ni puntería


Un primer tiempo más escondido hasta que en el último minuto del primer tiempo abre el marcador y, con otras dos jugadas, cierra el partido. Leo Messi es el protagonista absoluto del choque del Camp Nou y la Juve, pese a su gran primer tiempo, se lleva a casa una derrota en su debut en Champions, quizás con un marcador exagerado.

El rosarino supo ir de menos a más. Se apoyó en Luis Suárez y Ousmane Dembélé, que debutó como titular, para inventarse la jugada del 1-0 al filo del descanso y allanar el camino para que Ivan Rakitic pusiera el 2-0 tras otro jugadón individual en el segundo tiempo. Poco a poco fue ganando peso en el juego al tiempo que el árbitro le calentaba enseñándole una tarjeta amarilla tras exigir que se la mostrara a Miralem Pjanic por su entrada.

Tras la amonestación, ya jugó desencadenado, trasladando esta actitud al resto del equipo. Así llegó el 3-0, obra de Messi. Derrota dolorasa para la Juventus, lejos de aquel equipo que secó al Barcelona y que ni siquiera le dejó tirar a puerta en su propia casa el pasado mes de abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario