sábado, 9 de septiembre de 2017

Mala cara


El Liverpool sufrió su primera derrota de la temporada el sábado en el Etihad Stadium, donde cayó 5-0 a manos del Manchester City en un duelo condicionado por la expulsión de Sadio Mané. El atacante senegalés vio la roja directa por una jugada peligrosa sobre el arquero Ederson, dejando a los visitantes en desventaja numérica durante la mayoría del encuentro.

Había sido un comienzo de partido auspicioso para los reds, que se vieron muy incisivos en ataque en los minutos iniciales. Sin embargo, fue el City el que abrió la cuenta a los 25’ gracias a Sergio Agüero, quien recibió un pase filtrado de De Bruyne, gambeteó a Simon Mignolet y definió con el arco vacío el 1-0. Aún con el gol en contra, el Liverpool no perdió la compostura y se vio cerca del empate. Todo eso cambió al minuto 37, cuando Mané vio la roja tras entrar con el pie demasiado alto en un balón dividido con Ederson. El portero abandonó la cancha en camilla y cedió su lugar a Bravo, mientras que los visitantes quedaron con 10 hombres, situación que aprovecharon los locales para aumentar su ventaja poco antes de irse a los vestuarios mediante un cabezazo de Gabriel Jesús.

Jürgen Klopp buscó una reacción en el segundo tiempo con el ingreso del debutante Alex Oxlade-Chamberlain por Mohamed Salah, pero el City tenía todo a su favor. Y fue así como Jesús volvió a ver portería a los 53’, empujando un pase en bandeja de Agüero. Después, Sané se matriculó con un doblete en los minutos finales para cerrar un partido para el olvido del Liverpool.

No hay comentarios:

Publicar un comentario