lunes, 11 de septiembre de 2017

Gran potencial ofensivo


Desde 1981 la Juve no anotaba 10 goles en los tres primeros partidos de Serie A. Un dato que demuestra el potencial ofensivo de los bianconeros. Y tras los triunfos contra Cagliari y Genoa, le tocó al Chievo encajar tres goles en el Allianz Stadium.

El tridente formado por Douglas Costa, Mandzukic e Higuaín fue la gran novedad, con Matuidi, Sturaro y Pjanic en el mediocampo y sin Dybala -descansando- ni Alex Sandro, con fiebre. La Juventus apostó por la presión alta desde el inicio para recuperar balones en campo rival y encontró su premio en el minuto 17, con un autogol de Hetemaj tras una falta de Pjanic. Szczesny se mostró seguro en su debut en la portería, desviando un disparo de Radovanovic y también destacaron las buenas impresiones con las aceleraciones de Douglas Costa y el dinamismo de Matuidi. Aunque el grueso del juego bianconero pasó por los pies de Pjanic, que al descanso registraba más del 90% en pases y puso en peligro con un disparo a Sorrentino.

El Chievo comenzó la segunda parte con más convicción y para solucionar los problemas surgidos, Allegri dio entrada a Dybala por Douglas. A los tres minutos, la Joya ya había participado en el segundo gol, partiendo desde la derecha, arrastró a la defensa para liberar a Pjanic, que de primeras asistió en el área a Higuaín. El Pipita no perdonó con la derecha. Dybala dio un espectáculo para sus aficionados y fue una pesadilla para los defensas del Chievo los minutos que jugó y en los instantes finales sentenció el partido. La Joya recibió un balón de Bernardeschi, recién entrado por Sturaro, se centró y con un zurdazo al primer palo batió a Sorrentino. El argentino se llevó una ovación del Allianz Stadium, con su séptimo gol en cuatro partidos oficiales esta temporada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario